miércoles, 5 de diciembre de 2012

Editorial: Un año más de la Gala del Mineral Digital.


El tiempo es inexorable en su caminar, y sin habernos dado cuenta nos hallamos en la antesala de la tercera edición de la Gala Mineral Digital, un evento que se creó como la excusa perfecta para poder reunirnos a fin de año, y con ello repasar lo que iba dando de si cada anualidad mineralógica en nuestro país.
Esta fiesta, pues no podemos dejar de llamarla así ya que es su cometido principal, dió sus primeros pasos en un pequeño barrio minero del municipio cántabro de Udías, allí nos reunimos por primera vez, para agasajarnos con las muestras obtenidas durante el año, para homenajear a los más destacados mineralogistas de nuestro grupo y sobre todo, para disfrutar de nuestra mutua compañía.

Al año siguiente, el lugar de reunión fue Bilbao, la capital de la Vizcaya minera, con un número mayor de participantes llegados de otras comunidades, con más muestras mineralógicas, con mayor número de homenajes y premios, y también con muchas más ganas de reforzar los lazos que ya nos unían.

Ha llegado el momento de celebrar la tercera edición, y cuando apenas faltan dos días para que esta se inaugure, podemos decir que será la más nutrida de todas las celebradas hasta ahora, con compañeros que llegan de muchas más comunidades, con más muestras que nunca, y con más ganas de volver a saludarnos y de compartir lo que en esta ocasión serán tres jornadas inolvidables. El lugar elegido es un pequeño pueblecito de Zaragoza, también de larga tradición minera, como no podía ser de otra forma, un lugar mas accesible para asistentes de otras comunidades de lo que lo fue Cantabria o Euskadi.

Esta movilidad geográfica requerida es lo que hace que este evento sea tan diferente de otros, ya que ofrecerá la oportunidad en años venideros de asistir a todos nuestros compañeros, sin necesidad de larguisimos desplazamientos, y también nos permitirá conocer otras regiones mineras y sus yacimientos.
La otra gran caracteristica es el homenaje que se hace al trabajo y dedicación de aquellos que son un ejemplo a seguir en su manera de entender y disfrutar de esta pasión común que es la mineralogía orientada al coleccionismo, compañeros que a lo largo del año han demostrado que se puede divulgar, buscar, enseñar  e ilusionar mientras se disfruta de los minerales, compañeros que merecen todo nuestro apoyo y respeto por su incansable labor, la cual, hasta hace tres años, nadie les reconocía. Invisibles aficionados alejados de los circuitos comerciales, cientificos y meramente interesados de la mineralogía española, esos invisibles aficionados que son la base y sostén de la mineralogía aplicada, descriptiva y topográfica. Cuyo trabajo de hormigas ha construido un lugar de encuentro para los amantes de esta afición, sin pedir nada a cambio, y ofreciendo todo su esfuerzo, saber y conocimiento.

Por otra parte, la Gala nos permite reunirnos para visitar yacimientos de la zona, con la simple ilusión de recorrerlos juntos, se extraiga más o menos mineral, el vivir la experiencia de convivir durante tres jornadas, de disfrutar del compañero que pica al lado nuestro, con quien en muchas ocasiones hemos hablado a través de la red, pero no en persona, y de sorprendernos juntos ante un mineral, una herramienta o una anecdota, eso no tiene precio.
Esta Gala es pues un punto de encuentro, el evento privado de una comunidad mineralógica española, una comunidad que no pretende más que disfrutar de la mineralogía y del coleccionismo de minerales.
Nuestra enhorabuena un año más, nuestro reconocimiento y nuestra mutua alegría por un nuevo reencuentro.
Nos vemos en Zaragoza.

Texto e imagenes: Picapiedra

 
Directorio de blogs en España f6g7rj3e8w