viernes, 1 de abril de 2011

Editorial: “Yo maté a Kennedy”.

Comenzamos este mes de Abril en el Mineral Digital, con uno de mis editoriales, por aquello de no perder las buenas costumbres, y de que se tenga algo de que hablar, mientras se pica por esas minas de dios durante el fin de semana.

Todos los años por estas fechas, y tras la hibernación del oso mineralero, los montes y campiñas se pueblan de ejemplares de este curioso animal, los cuales aprovechan la bonanza del tiempo, y las informaciones invernales, para visitar los más ricos panales de mineral, en busca de la más rara o diferente macromiel.

Con su despertar, despiertan también los viejos rencores que se llevaron a la cueva el año anterior, rumiados y mal digeridos, los cuales afloran entre la barahunda de bostezos y hambre primaveral.

Uno de estos bostezos, es recordar al más dañino de los osos, el picapedrero, un espécimen al que se le acusa de robar los más ricos panales, de guardar un tesoro en su cueva, de destrozar la reputación de otros osos y de hundir la osería mineralogica.

Bien, pongamos por caso que soy el oso picapedrero, y que llegada la primavera, me apetece expiar mis culpas, para ello decido confesar mis pecados, los que he cometido y los que dicen que he cometido o que llegaré a cometer, hagamos un rápido listado, porque sino estas cosas ya no se ven de igual manera:

- Confieso ser yo quien hundió la AMYP en su momento.

- Confieso ser yo el responsable de la marcha de sus cargos directivos.

- Confieso ser yo quien se cargó los archivos web de la AMYP.

- Confieso que hice todo esto sin ser socio, ni conocer a ninguno de ellos, ni saber casi existía dicha asociación.

- Confieso ser yo quien se cargó MINERESP.

- Confieso que lo hice sin pertenecer a ese foro, ni postear nunca allí, ni conocer a nadie dentro de él.

- Confieso ser yo quien se cepilló la revista BOCAMINA.

- Confieso que lo hice sin pertenecer a la revista ni al Grupo Mineralogico de Madrid, su editor.

- Confieso ser yo quien ha expoliado y vendido todos los yacimientos de este país, y de parte del extranjero, también, el que los has llenado de basura.

- Confieso ser yo quien quemó la galería de yesos de la San Timoteo, y lo hice sin haberla pisado nunca.

- Confieso ser yo quien engañó a los mineros de Moscona y Emilio, para que me malvendieran las piezas que sacaban y revenderlas después.

- Confieso ser yo quien voló la galería de la mina Almanzora (Las Manforas) para que nadie pudiera coger blendas de allí.

- Confieso ser yo quien se ha picado todos los parques nacionales y espacios protegidos, a pesar de no haber entrado en ninguno.

- Confieso ser yo el culpable de que las ferias de minerales se hayan convertido en un mercadillo de bisutería china, y de que no tengan ingresos ni beneficios astronomicos.

- Confieso ser yo quien ha censurado, editado y expulsado a todos los censurados, editados y expulsados de todos los foros mineralogicos.

Y ya por último, y aunque me deje muchas más en el tintero, teníais razón osos hibernantes:

-Confieso ser yo quien mató a Kennedy

Ahora ya podéis decir con razón, que soy culpable del mundillo de mierda en el que os revolcais.

Un saludo osero.

 
Directorio de blogs en España f6g7rj3e8w