lunes, 23 de enero de 2012

Nuevo libro: "José el gallegu. A mi hay que matarme de frente" Asturias

Un minero comunista al que hay que matar de frente. Así describen a Manuel García Valle, «José el Gallegu», los que le conocen. Su vida ha servido para inspirar la biografía «José el Gallegu, a mí hay que matarme de frente». Se trata de la primera obra que abre un nuevo ciclo en la colección de historias de vida, que presentan la Fundación Juan Muñiz Zapico y el Archivo de Fuentes Orales para la Historia Social de Asturias. El libro se ha presentado en Mieres, «por ser uno de los pocos concejos que cuenta con concejalía de Memoria Histórica».

El acto de presentación contó con la presencia del director de la Fundación Juan Muñiz Zapico de CC OO de Asturias, Benjamín Gutiérrez. Estuvo acompañado por el autor de la obra, el historiador Jorge Muñiz, el protagonista de la historia, «José el Gallegu», y el alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez.

La vida de Manuel García Valle, según Jorge Muñiz, llama la atención «porque es un personaje con múltiples personalidades». La obra empieza con un Manuel niño, criado en una aldea gallega, y continúa con un joven que se busca la vida como puede, en distintos oficios y que finalmente, a los 21 años, llegó a Langreo en un tren y se convirtió en «José el Gallegu».

«A mi hay que matarme de frente». Es el epígrafe de su biografía y una de las frases que más utiliza Manuel García Valle. «Aún recuerdo a los que me quisieron matar por detrás. Ellos, ahora, son los que están muertos y yo sigo aquí aguantando», explica.

Después de poco tiempo en Asturias, «José el Gallegu» pasó a ser uno de los cabecillas de la revuelta minera. Conocido como un líder político y sindical, militante del Partido Comunista y de las primeras Comisiones Obreras.

«Pocos hombres podían, como él, encontrar apoyos para la movilización tan solo con un gesto», explicó Jorge Muñiz. Suena extraño porque, antes de hacerse minero en Asturias, «no sabía nada de la mina, llegó directo desde una aldea gallega y terminó convirtiéndose en un líder».

El Alcalde también tuvo palabras de alabanza para el protagonista de la biografía y destacó que «estamos en un país que ha tenido cuarenta años de dictadura, en la que personas como José el Gallegu se jugaron la vida luchando por la libertad».

De hecho, aún tiene «nítidos recuerdos» de las huelgas mineras del 62, de las asambleas de trabajadores y de la represión. También tiene grabadas en su mente todas las veces que fueron a buscarlo a casa y lo llevaron al cuartel y no ha olvidado ni uno de los nombres de los que, según cuenta en su biografía, intentaron pararle. No pudieron con él.

A sus ochenta y tres años, continúa fabricando gaitas, una afición que pocos le atribuyen pero que le ha acompañado durante buena parte de su vida. De hecho, empezó a aficionarse de niño con la flauta que tocaba por los pueblos de Galicia para ganarse alguna moneda y continuó mas tarde como gaitero.

Dice que no tiene miedo «ni de los vivos ni de los muertos» y que aprendió a no dejarse pisar. Tan solo le pesa que la lucha minera, desde su punto de vista, no ha tenido toda la repercusión ni el agradecimiento que le corresponde. Asegura, además, que la receta para salir de la crisis «es que los jóvenes también luchen, que no se den por vencidos».

Fuente: La Nueva España

Texto: C. M. Basteiro

Imagen: Fernando Geijo

Enviado: Luis Antúnez. Mieres



 
Directorio de blogs en España f6g7rj3e8w