lunes, 8 de octubre de 2012

Resumen de la Mesa de Intercambio de Minerales de San Vicente del Raspeig 2012. Alicante.


José Ramón Pastor, Ginés López y Honorio Ramón.

Volvemos de nuestras vacaciones en el Mineral Digital con el resumen de lo que fue este evento realizado el 23 de Septiembre en esta localidad alicantina, una mesa de intercambio que año tras año se consolida gracias la labor y el esfuerzo de la Sociedad Mineralogica y Paleontológica de San Vicente del Raspeig.

La mesa se celebró en el exterior del Centro Social de la localidad, acompañó el buen tiempo, el cual a media mañana intensificó los rayos de sol acalorando a los numerosos asistentes, tanto aficionados a los minerales y fósiles que habían colocado sus metros de mesas, como al bullicioso público en general que se acercó a ver las piezas. Como en otras ocasiones, se sumaron al intercambio aficionados sin reserva, de última hora, lo que provocó un aumento de trabajo para los organizadores, los cuales encabezados por Honorio Ramón pusieron a nuestra disposición todo tipo de facilidades para que nos encontráramos a gusto, desde la búsqueda de alojamientos para la noche anterior, como su grata compañía durante la velada pre-intercambio, así como la posterior comida del domingo, una vez acabada la mesa de intercambio, comida que consistió en unas suculentas paelladas de verduras y marisco, las cuales disfrutamos en casa  de uno de los socios, Calixto,  a quien hemos de dar las gracias por su hospitalidad y simpatía, así como a Ramón, el cocinero de los arroces, quien consiguió que a todos los comensales, unos ochenta en total, nos resultaran deliciosas sus paellas.
Martina y Ramón Jimenez, Inés y Adrián Pesudo, Jorgina Jordá,
Juan Carlos Tarín y señora, Honorio Ramón con su esposa y su hija
Jose Antonio Soldevilla, Marius y Agustí Asensi, Vicente Marhuenda.
Velada del 22 de Septiembre en el Raspeig.
 Ramón y José Ramón Pastor pendientes de una de las paellas.
Comida del 23 de Septiembre en casa de Calixto.
La familia Asensi-Jordá y Jose Antonio Soldevilla.
 Parada para comer el 22 de Septiembre, camino de Alicante.
Paella reposando en casa de Calixto. 23 de Septiembre.

Aspecto de las mesas en la paellada. 23 de Septiembre.

Volviendo a lo que fue la mesa de intercambio, el Mineral digital dispuso de tres mesas de dos metros cada una, escoltados a nuestra izquierda por los catalanes Jose Antonio Soldevilla y la familia Asensi-Jordá, a nuestra derecha se encontraba el alicantino Honorio Ramón, material muy diverso en nuestra zona, a destacar los cuarzos ahumados y amatistas con ortosas de la cantera Mas Sabé (Girona) que llevaba  Jorgina Jordá, así como los micros escogidos de todo el territorio nacional que llevaba Soldevilla. En nuestro puesto, material muy variado de toda la zona norte, destacando como novedades norteñas las Calcedonias amatistadas de Santander, las Fluoritas de Igantzi y La Collada, y como materiales estrella las placas de Cuarzos amatistados de Sevilla y los ahumados de Córdoba, todo ello acompañado de materiales de Navarra, Vizcaya, Cantabria, Asturias, Guipúzcoa, Alava, La Rioja, León y Palencia. El ritmo de intercambios fue alto, y nosotros salimos muy satisfechos de las piezas conseguidas.
Ricardo Molina en mi mesa
Marius y Agustí Asensi.
Ambientazo en la mesa de intercambio.
Un servidor en mi mesa.
 Mesa de Adrián Pesudo y Juan Carlos Tarín.
 Público en las mesas catalanas y cántabra.


En el puesto de Honorio Ramón se pudieron cambiar piezas escogidas de la zona levantina y murciana, se nota el buen gusto de Honorio, que año tras año y mesa tras mesa mejora el material que expone, los aficionados pudimos disfrutar de los Yesos y Calcitas de Murcia, así como de Celestinas, Halitas, Granates y un sinfín de muestras levantinas y andaluzas, posiblemente uno de los mejores puestos de la mesa. En su stand se podían ver también algunas muestras de material mejicano procedente de la colección de José Ramón Pastor, Wulfenitas, Mimetitas, Cuproadamitas, etc. de la zona de Durango.
Rafa Galiana y Honorio Ramón Mira.

Un poco más allá se encontraba la mesa de unos noveles, aficionados jóvenes encabezados por Andrés Murcia, quienes mostraban Baritinas, Aragonitos y minerales murcianos, mezclados con algunas piezas de otras tierras. Estamos seguros que con el tiempo conseguirán hacerse un hueco con muestras de referencia y vitrinables.

Frente a ellos la mesa de Julio, quiena pesar de no llevar una gran cantidad, si sorprendió con un excelentezote de Piromorfitas de la Mina Fajano, que prácticamente le volaban de la mesa. A su lado, las mesas de Paco Vidal, Javier Sanchez, y Juan Carlos Tarín completaban un amplio abanico de minerales levantinos y murcianos, destacando los micros de la mina La Amorosa o las Baritas azules unionenses.
Paco Vidal, Picapiedra y Andrés Alcaraz.

En el terreno de los micros, pocos tan reseñables como los de la mesa del castellonense Adrián Pesudo, siempre con especies raras y difíciles de encontrar, y además este año ha sorprendido con algunas piezas de su vitrina en tamaños muy apreciables, como las Esmeraldas de Minas Gerais, las Eritrinas marroquíes, o las rosas de Yeso nacionales.
Muy cerquita de él estaba la mesa de Vicente Marhuenda, con una excelente pieza de Celestinas del Raspeig, y abundante material de Busto y la zona levantina.

Poco más allá, el madrileño Ramón Jiménez, con abundante material de Cuarzos y Ortosas de Valdemanco, Sieteiglesias y Cervera de Buitrago, entre otras muchas cosas. A su lado el murciano Manuel Canovas, con piezas clásicas de la mina Brunita, y de otras minas unionenses, así como con un estupendo lote de Piuromorfitas de San Andrés.
Paco Vidal, Picapiedra, Ginés López y Andres Alcaraz
Cuarzos con Ortosas de Madrid
 Cuarzos con Ortosas de Sieteiglesias
Cuarzo con Ortosas de Sieteiglesias
Cuarzos de Cervera de Buitrago
 Cuarzo con Ortosa de Valdemanco

A estos compañeros hemos de añadir la mesa de Andrés Alcaraz, quien lesionado de una mano no trajo demasiado material este año, pero lo que trajo se le agradeció, muestras de La Unión sobre todo.
Un poco más allá el alavés Tomás Ruiz, quien llevaba Celestinas de Treviño, Marcasitas de Olazagutía y muestras alavesas en su mayoría. También el puesto de Jose A. Diaz, con muy buen material de Camporobles.Y algunos puestos más con materiales mezclados de quienes desconozco sus identidades y procedencias.
Mucho público a medida que avanzaba la mañana.

Los aficionados a los fosiles eran tantos como los mineraleros, y me disculpareis que no reparara en ellos debidamente, solo puedo decir que se veía movimiento y bastantes piezas de aparente tamaño y calidad.

Entre las muestras que nos hemos traído para Cantabria, destacaré tres lotes y varias piezas aparte espectaculares, un lote espectacular de material de Mas Sabé que cambié con la familia Asensi-Jordá, aquí mencionaré el punto negro de la mesa, que no fue tal, sino la negrura del alma de un asistente, el alicantino Kiko, quien tras interesarse por algún cuarzo ahumado que le mostraron Jorgina y su hijo Marius, se lo rechazó alegando que: “yo con catalanes no quiero nada”. Despreciando a estas personas que se habían metido casi 500 km entre pecho y espalda para poder disfrutar de la jornada como uno más. Se puede ser más miserable, seguro, pero es difícil superar a semejante impresentable, alguien como este “hombre” no merece llamarse ni hombre, ni mineralogista, lástima que un servidor se enterara tarde de este hecho, personalmente no me habría importado aplaudirle los mofletes y la gracia. A continuación os muestro el lote de piezas de esta ya clásica explotación catalana que me traje y que gustosamente repartiré con mis compañeros habituales de salidas mineras.
 Lote de cuarzos amatistas y ahumados con ortosa, de Mas Sabé.
 Lote sin Picapiedra.






Detalles de este estupendo lote catalán.

El segundo lote fue una caja de Aragonitos de Camporobles en matriz que cambié con José A. Diaz, piezas de buen tamaño, con cristales semitransparentes de buena calidad, una sorpresa , habituado como está uno a ver estos aragonitos sin matrices, bonitas piñas en yeso que estoy seguro harán las delicias de mis compañeros norteños.
Lote de Aragonitos de Camporobles.


Detalles de este lote.

El tercer lote fueron las Piromorfitas de San Andrés que le saqueé a Manuel Canovas, me llevé prácticamente todas las que tenía en su stand, aprovechandome de su generosidad y amabilidad. Piezas pequeñas con cristales de muy buen color y hábito que terminaran en las colecciones norteñas.

Pasando al capitulo de piezas sueltas, destacar un grupo de Esmeraldas brasileñas de Adrián Pesudo que ahora están en mi vitrina, así como una estupenda Eritrina con Roselita de Bou Azzer, de gran tamaño y también suya. Una pieza muy maja de Celestinas del Raspeig de Vicente Marhuenda, una matriz llena de Magnetitas de Valdeflorez de Andrés Murcia, una Calcita del Condado de Herkimer en Nueva Cork, con cristales prismaticos de Pirita del murciano Ginés Lopez, una Pirita de la mina Brunita (no de la corta) de excelente tamaño de Manolo Canovas, un lote de cinco piezas madrileñas de Cuarzos y Ortosas de Ramón Jiménez, un Yeso de Macisvenda y unas Calcitas con mucho brillo de Honorio Ramón, un par de piezas mexicanas de José Ramón Pastor, un par de Piromorfitas de Fajano de Julio, una Autunita de Satao que no recuerdo quien me la cambió y un sinfín de piezas nacionales e internacionales: Piromorfitas de Vegadeo, Los Oscos y San Germán, Oro de Rodalquilar, Cobres del Horcajo, Cuarzos rosas de Guadalajara, Lemanskiitas chilenas, Malaquitas del Congo, Arsenopiritas de Carlés, así hasta un total de siete cajas de cambios que me he traído a mi hogar. Satisfactoria esta mesa, es decir poco, ha merecido la pena el viaje, no solo por las piedras, sino por poder disfrutar de los amigos y conocidos, y tener la ocasión de conocer nuevos, ha sido un placer charlar con Paco Mayor, Marcos García, Javier Talens, Juan Garriga, José A, Diaz, Jesús Carrasco, Andrés Durán, Ricardo Molina y muchos otros más, así como con sus familias, una excelente experiencia que procuraremos repetir en años venideros, sin ninguna duda.
Eritrina con Roselitas de Bou Azzer.

 Un último apunte para comentar el encuentro con Agustín Perez (Európides), cabeza visible de un grupo de literatura y poesía en la red al que pertenezco, y a quien tuve el gusto de conocer personalmente durante la mesa ya que es vecino de este pueblo, también a su encantadora esposa, ambos me obsequiaron con el poemario “Poémides” del cual es autor Agustín, y que se merece un abrazo muy fuerte por su sensibilidad y su buen hacer a diario en la red.
Agustín Pérez y Picapiedra.

Y esto fue todo en el Raspeig, buena gente, buena comida, buenas piedras y buenos cambios, no se puede pedir más. Ruego me disculpeis aquellos a quienes no he mencionado, sea por olvido, sea por descuido o sea por omisión.

Saludos norteños.

Texto: Picapiedra
Imagenes: Ginés Lopez, Jorgina Jordá y Picapiedra.

3 comentarios:

Európides dijo...

Hola Pablo, muchas gracias por poner la fotografía, por las piedrucas tan bonitas que nos regalastes y por el gran homenaje que me haces en este artículo que has publicado en tu blog.

Acude mucha gente a ver la muestra y vosotros aprovecháis para vuestro intercambio para enriquecer vuestras colecciones que son dignas de admiración y es de agradecer la alta concurrencia de aficionados al mineral.

Un fuerte abrazo y ha sido un placer el haberte podido conocer en persona.

Ya sabes donde tienes un amigo. :)

NuriaLourdes dijo...

Ha sido un placer enorme venir por aquí y ver todas la fotos maravillosas.
Me encantó la de la PAELLA, nunca la he probado, pero imagino que debe ser deliciosa. Provecho!
Fascinada con los cuarzos, ya quisiera tener uno, dicen que transmiten buenas vibras, por eso... tu blog es tan cálido.
Cariños y un fuerte abrazote desde Perú!

El tejón dijo...

Bien contento que se te ve con tu envidiable colección,
Saludos.

 
Directorio de blogs en España f6g7rj3e8w