lunes, 26 de diciembre de 2011

Entrevista a Rubén Esteban Perez. Delegado riojano del Colegio Oficial de Geólogos.

Una extensa formación y su experiencia, tanto en la empresa privada como en la Administración Pública, se suman a la profunda vocación que Rubén Esteban siente por la Geología. Y todo ello avala con nota su capacidad para defender como delegado del Colegio Oficial a sus compañeros de titulación en la Comunidad Autónoma de La Rioja durante los próximos tres años.

-¿Con cuántos geólogos contamos en la región, aproximadamente?

-Estaremos alrededor de cincuenta, incluyendo también en la cifra a los que no están colegiados. La mayoría está trabajando, aunque también se da el caso de titulados en paro y de otros que están completando sus estudios.

-¿En qué sectores laborales resulta aplicable esta rama del conocimiento?

-Es necesaria en el sector de la construcción, en el área del medio ambiente en toda su extensión, en el ámbito del patrimonio geológico, en prevención de riesgos laborales... Y, por supuesto, en exploración, investigación de recursos geológicos y mineros, e hidrogeología. Abarcamos un amplio abanico de trabajos y de ramas dentro de las geociencias.

-Usted es, desde hace dieciséis años, investigador del Instituto de Estudios Riojanos. ¿Es la nuestra una región geológicamente rica?

-Muchísimo. De hecho, cuando todavía no existían en España estudios reglados de Geología, en los años 30 y 40, muchas tesis de geólogos de Alemania y Reino Unido, principalmente, se fraguaron en las sierras de La Demanda y Cameros, hasta donde se desplazaban para estudiar estratigrafía, geología estructural..., y podemos ver estupendos ejemplos en libros de texto. Además la minería tradicional, la de los minerales metálicos, ha tenido aquí gran importancia, sobre todo hasta el inicio de la Guerra Civil.

-Ejemplo de esta riqueza son las piritas de Navajún, únicas en el mundo.

-Desde luego. No hay museo geológico que no cuente en su colección con ellas. La geología de nuestra región resulta impresionante como laboratorio.

-¿Qué señalaría como el mayor tesoro geológico riojano?

-En yacimientos minerales hay muchos, pero que resulte fácilmente visible, el Cerro Peñalba, en Tobía. Es algo espectacular y único. Y no podemos olvidar las Cuevas de Ortigosa.

-¿Qué prioridades se plantea a partir de ahora como delegado del ICOG en La Rioja?

-Por una parte, fomentar la geología y que ésta se conozca también en su faceta de servicio para los ciudadanos en situaciones como catástrofes naturales, por ejemplo. Es necesario lograr que se conozca la figura del geólogo como científico y como técnico, y creo necesario darle más valor desde la Administración autonómica. En un plano más amplio, abogamos por la modificación de la Ley de Minas, un texto preconstitucional que nos cierra el acceso a 4.000 puestos laborales de técnico actualmente reservados a titulados en minas y maestros industriales que obtuvieron una capacitación en virtud a un decreto de los años 70.

-¿Se prevé una demanda creciente de geólogos en el futuro?

-Sí. China ha cerrado el grifo de la exportación de sus materias primas y Europa va a necesitar explorar su territorio en busca de minerales, sobre todo aquellos destinados a la producción de tecnología. El papel de los geólogos resulta fundamental y la demanda de profesionales va a ser, en consecuencia, muy notable.

Fuente: El correo.com

Texto: Miren Boronat

Imagen: Alberto Iglesias

Enviado: Floren Intxausti


 
Directorio de blogs en España f6g7rj3e8w