martes, 15 de junio de 2010

Mina La Viesca. La Collada. Pola de Siero. Asturias

Como ayer no actualizamos el Mineral Digital, nos habréis echado en falta, la causa ha sido una llamada teléfonica del domingo por la noche, en ella me invitaban a acompañar a un amigo en su visita a la Mina La Viesca, una explotación de espato-fluor en activo, la cual ha deparado hermosisimos ejemplares de colección, siendo en la actualidad la explotación de fluoritas asturianas puntera en calidad y abundancia.
Así que ni corto ni perezoso acepté la invitación para este lunes, se trata de una mina de acceso restringido, por lo que no podía dejar pasar una oportunidad así, disponía de permiso para hacer fotos, e incluso para picar una geoda, eso si, con la salvedad de que al ser una mina que fuera aparte de explotar industrialmente la fluorita, también vende piezas de colección, no podríamos quedarnos con nada de lo extraido, solamente disfrutar del placer que significaba meternos en una geoda y sacar algunas piezas a la luz. Tras aceptar estas condiciones, nos encaminamos la mañana del lunes hacia Asturias. Llegamos a la mina a eso de las diez de la mañana, allí conocimos a Roberto, uno de los facultativos de la mina, quien nos enseñó las instalaciones y también algunas muestras que tenían por allí, estuvimos esperando hasta que llegó Jose Luis, otro de los ingenieros, quien tenía que acompañarnos en el interior de las galerías, mientras tanto contemplamos el incesante trabajo en el exterior, palista y camioneros cargaban toneladas de mineral con destino al lavadero de Minersa, a quien se le destina el fluor, los aridos y las calizas se destinan a otras explotaciones.
Tras saludar a Jose Luis, este nos acompañó a una geoda que ha salido recientemente en esta mina, la que han denominado Geoda de las Monjas, un enorme hueco que ha dado mas de doscientas piezas de fluorita con calcita, con cubos de ocho y diez centimetros de arista, esta geoda ha sido vendida al asturiano Jose Ramón García, quien extrajo las piezas, ahora se halla en parte en poder de Jose Manuel Jurado, de la empresa Prominer S.L., estas piezas se presentaran para su venta a la inminente feria de Santa María de las Minas, bajo la denominación: Asturmineral/Prominer, ya que ambos comparten el 50% de la geoda. Un geodón que ha dado piezas que darán que hablar, con cubos de calidad gema.
Después de visitar esta geoda, nos internamos en las galerías, comprobando diferentes huecas y geodas vaciadas hace tiempo, en las cuales aún se veían restos del tipo de cubos que de allí se extrajeron, me llamó especialmente la atención una enorme placa masiva de intenso color azul, en la cual se veían cristalizaciones de cuarzo, bajo esta placa se advertía una escombrera donde me permitieron recoger algunos cristales rotos de esta fluorita, no se aprecian bien en las fotos, son cubos con aristas de 7 y 8 centimetros completamente azules, flotantes ya que reposaron encima de lo masivo, dan una idea de la belleza de las piezas que se debieron de sacar aqui.
Un poco más abajo llegamos al final de una galería donde estaban barrenando la pared para preparar una voladura, abundante condensacion de humedad la cual impidió hacer fotos mejores.
Junto a esta zona nos enseñaron una geoda recien abierta el viernes pasado, aún conservaba las barras de barrena dentro, a simple vista no se apreciaba gran cosa en ella, el ingeniero nos propuso picar en ella y allí nos dejó a nuestro aire. Tras agrandar un poco la entrada, nos colamos en ella, cabíamos los dos tumbados ya que era bastante profunda aunque no muy alta, la reciente voladura había desprendido algunas masas calizas que no sin esfuerzo fuimos retirando y sacando fuera, tras estas calizas empezaron a aparecer las fluoritas, agrupaciones de cubos de 1 a 3 cm de arista, de color violeta intenso, en placas y piezas que rondaban desde los 5 cm hasta el metro y medio de longitud, un paraiso fluoritero, poco a poco y apalancando y limpiando las bases, fuimos sacando una tras otra, las mas grandes nos fué imposible moverlas dada la estrechez del espacio y la falta de hueco para poder manipularlas sin dañarlas.
Estuvimos casi tres horas de lucha denodada para extraer una treintena de piezas, alguna de ellas muy bonita y de bastante calidad, un trabajo que resultó muy satisfactorio con el único incoveniente del ruido de la barrenadora, situada a menos de diez metros de nosotros.
Tras llamar al ingeniero y hacerle participe del hallazgo, cargamos todas las piezas en el 4x4 que utilizan para trabajar dentro, asi las sacamos al exterior, donde pudimos comprobar su intenso color y brillo, a pesar de estar sucias, todas estas piezas, a excepción de dos piezucas pequeñas con recubrimientos de cuarzo y calcita que os muestro un poco mas abajo y que me obsequiaron, se cargaron en otro vehiculo con destino al propietario de la mina.
Como ya era hora de comer, nos cambiamos de ropa y aceptamos la invitación de los ingenieros para comer con ellos en un restaurante cercano, Casa Mori, allí nos dimos un homenaje de sidrina y fabada, para rematarlo con un arroz con leche, inmejorable todo, posiblemente una de las mejores fabadas que se puedan degustar en Asturias.
Tras despedirnos de nuestros anfitriones, a quien debemos darles las gracias por el permiso y la atención que nos prestaron, emprendimos la vuelta a casa adonde llegamos bien entrada la tarde, cansados pero contentos por la jornada, con la sensación de sabernos unos privilegiados por haber podido visitar y picar esta mina, otra cosa son las piezas extraidas, las cuales terminaran en la vitrina de algún coleccionista que pueda pagarlas, nuestros bolsillos no están para esos dispendios económicos, así que nos conformamos con estas muestras que amablemente nos regalaron.
Ya por último reseñar una muestra de cuarzo rojo que recogí de la escombrera, unos curiosos cuarzitos hematoideos acompañados de fluorita y calcita, son micros pero me llamaron la atención.
Esto ha sido todo, una salida diferente y una picada diferente, no todo va a ser acumular piezas en casa, de vez en cuando gusta poder entrar en una geoda de este tipo, una experiencia fantástica y maravillosa. Por supuesto darle las gracias a mi compañero de salidas, Alfredo Argumosa, por invitarme a acompañarlo.
Texto e imagenes: Picapiedra

4 comentarios:

Jose Carlos dijo...

Oye que suerte, que buenos amigos tienes, y gracias por compartirlo con los demás, casi me he imaginado allí mismo.
Gracias.

Anónimo dijo...

Me parece una mina increible de la que se pueden llegar a sacar piezas de precios inimaginables...que estan a la venta

Anónimo dijo...

Sera una mina increible pero no respetan la distancia de seguridad a la hora de las voladuras con la consecuencia de undir los caminos y las fincas que no son de su propiedad y pasarse la ley por el forro de los ....todo es muy bonito a lo hora de la visita pero la gente esta arta .Tiene media galeria undida por no respetar las normas de seguridad asi como no repetan las de ruido .Como veis no es todo tan bonito.

Picapiedra dijo...

Interesante comentario este último, parece hecho por un vecino de la zona, pues que no les pase nada si Minersa se compra la mina, ahora que el propietario falleció y que su viuda parece que pretende deshacerse de ella, hasta ahora esa mina era "pecata minuta", si la coge Minersa empezará a explotarse a lo grande, con todas las molestias que ello acarreará a los vecinos.
Un saludo norteño
Pablo

 
Directorio de blogs en España f6g7rj3e8w