jueves, 28 de junio de 2012

El Gremio de Aridos de Cataluña denuncia por daños medioambientales a una cantera de Tarragona.


El Gremio de Áridos de Catalunya denuncia que se está utilizando un área protegida de bosques y cultivos, conocida como los Costers y los bosques de La Masó(Alt Camp), como cantera para la construcción de la A-27. Según afirman, el Ministerio de Fomento tiene previsto extraer hasta 1,5 millones de toneladas de áridos (rocas y gravas de yacimientos) para ser utilizados en las obras de la nueva autovía que ha de unir Tarragona con Montblanc. El gremio advierte que esta extracción supondrá la desaparición de este espacio natural de zona forestal y también agrícola, con almendros, olivos y algarrobos. Las máquinas llegaron el 16 de mayo y, desde entonces, ya han talado una gran parte de árboles del suelo afectado, que abarca 24 hectáreas.
Es una extensa área considerada como suelo de protección especial tanto por el planeamiento del municipio -aprobado en 1995- como, posteriormente, por el Plan territorial del Camp de Tarragona -en enero de 2010-. El Gremio de Aridos de Cataluña ha anunciado que investiga un presunto delito ambiental y contra la competencia en la construcción de la autovía A-27. Y es que, según asegura, la autorización da el visto bueno para lo que se conoce como un préstamo de materiales de obra pública, algo que conllevará “un gran impacto ambiental, social y económico para el Camp de Tarragona”.
Los denunciantes ponen de manifiesto que las principales canteras de Tarragona podrían suministrar el material de construcción con los máximos estándares de calidad y de respeto para el entorno. Estos dos yacimientos están situados a menos de ocho kilómetros de la zona en que se ejecuta la obra: una se encuentra en el municipio de Alcover y, la otra, en la capital de comarca, Valls. Por eso, el gremio remarca que “ya se dispone del material necesario -tratado y en stock- para proveer la obra de la A-27 sin tener que realizar ningún agujero en el paisaje ni dañar el medio natural del Camp territorio”.
Según alerta, recurrir a un préstamo de materiales fuera del circuito legal de las canteras “puede derivar también en un riesgo para las personas, pues al no aplicar los procesos de calidad y trazabilidad a los materiales que se utilizarán para construir la autovía, se pueden generar defectos en la obra”. El Gremio de Áridos investiga “el grave impacto que supondrá la extracción incontrolada”, así como “la retahíla de irregularidades que rodean esta obra pública, una de las pocas que se han salvado de los recortes”. .Entre otras, se está investigando la utilización de explosivos para hacer voladuras fuera del trazo de la autovía, una práctica prohibida en cualquier otro proceso de construcción de infraestructuras.

El grupo municipal de ERC en La Masó ha denunciado los hechos a la Fiscalía después de que ni Ayuntamiento ni Generalitat hayan movido ficha, según aseguran. Desde ERC se insiste en que el partido no se opone a la futura autovía y que se limita a frenar la destrucción de un espacio protegido, habiendo dos canteras cercanas que podrían subministrar los áridos. “Estamos investigando la situación porque no entendemos nada, tampoco que Fomento actúe con impunidad haciendo caso omiso a la protección de los terrenos”, explica Marc Sanglas, diputado en el Parlamento por ERC.
Aseguran que todo proviene de una modificación que se sumó al proyecto y que, ésta, se habría hecho sin la correspondiente declaración de impacto ambiental. La Fiscalía de Tarragona ya ha aceptado a trámite la denuncia y los republicanos tienen la intención de trasladarla también al Parlamento de Cataluña y el Congreso de los Diputados.

Fuente: La Vanguardia
Texto: Laura Casas
Imagen: Nuria Torres
Enviado: Lluis Carreras
Composición: Picapiedra
 
Directorio de blogs en España f6g7rj3e8w