lunes, 4 de febrero de 2013

La "Trama Parrado", un exjefe de Minas, su hermano y un catedrático minero. Valladolid.



El juicio oral contra el exjefe de la Sección de Minas de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Valladolid, Maurilio Parrado Castro, está previsto que arranque hoy lunes en la Audiencia Provincial después de que la vista fuera suspendida en dos ocasiones anteriores, la última el pasado mes de enero.
El acusado se enfrenta a una posible condena de seis años de cárcel. Por un lado, está acusado de un delito continuado de cohecho, por el que el Ministerio Fiscal solicita dos años de privación de libertad, seis de inhabilitación para empleo o cargo público y 30.000 euros de multa y, por otro, también se piden cuatro años de prisión, multa de 6.750 euros e inhabilitación por tres años por un delito de falsedad en documento oficial.
Además, el fiscal también solicita una multa de 450 euros por una falta de intrusismo.
A Maurilio Parrado se le acusa de haber coaccionado a varios empresarios dedicados a la explotación de áridos para que, entre otras dádivas, les hicieran socios de dichas empresas a él directamente y a su hermano. En caso contrario, según el informe elaborado por la Fiscalía amenazaba a los empresarios advirtiéndoles que la marcha y el futuro de sus empresas dependían de los informes elaborados directamente por el mismo.

En la vista también se enjuicia a su hermano, Amado Parrado, para quien la acusación pública pide dos años de prisión como cooperador necesario en el delito continuado de cohecho, inhabilitación por cinco años y 30.000 euros de multa.
Finalmente, también se sienta en el banquillo el ingeniero de Minas José María Iraizoz Fernandez para quien el fiscal solicita el sobreseimiento pero que figura como imputado por las acusaciones particulares. La investigación judicial ha revelado también las relaciones societarias entre empresas en las que aparece el ex jefe de Minas de Valladolid y antiguos compañeros de estudios que ejercen hoy la función pública. Es el caso de José María Iraizoz, catedrático de la Escuela Universitaria de Ingeniería Geológica y Minera de la Universidad de Castilla-La Mancha, con sede en Ciudad Real.
Esta sociedad tenía como objeto la prestación de servicios de actividades propias de la energía, así como la intermediación y el asesoramiento jurídico y técnico. Las investigaciones han confirmado que la sede social de Asesoría Integral de la Minería, en la calle Arzobispo Marcelo González de Valladolid, coincide con la del Colegio de Ingenieros de Minas del Centro, cuyo delegado ha sido el propio ex jefe de Minas. Esta circunstancia provocaba que cualquier proyecto minero firmado por un ingeniero superior debía de ser visado en la sede colegial.

La instrucción del procedimiento ha concretado vínculos entre Asesoría Integral, de Parrado y su mujer, y la empresa Ingeniería Iraizoz y Morago, creada en 1998, y Prominas, en las que ha participado el catedrático de Castilla-La Mancha y su esposa.

El juez considera que Parrado favoreció la tramitación de permisos de investigación minera en mayo del 2002 cuando demoró 19 meses una petición realizada por una empresa de Valladolid, y aceleró el expediente con proyecto de José María Iraizoz Fernández, que fue presentado el 26 de diciembre del 2003 ordenando su publicación el 15 de enero del 2004.

Fuente: El Adelantado.com y El Norte de Castilla
Texto: J. Moreno. Valladolid
Imagenes: El Norte de Castilla
Enviado: Jesús Caldera. Valladolid
Composición: Picapiedra
 
Directorio de blogs en España f6g7rj3e8w