martes, 19 de julio de 2011

Muerte de un trabajador en la mina Malabá. El Bierzo. León.

El sector de la minería se cobró ayer su primera víctima en lo que va de año en la provincia de León, apenas un mes después de la vuelta a los tajos de la mayoría de las plantillas carboneras. El suceso mortal se produjo a última hora de la mañana en el pozo Malabá del grupo Villoria, en el municipio de Torre del Bierzo.

Antonio Álvarez Panizo, electricista de 41 años, perdió la vida al sufrir una fuerte descarga cuando manipulaba el cuadro de funcionamiento del cepillo en el interior de una de las galerías de la explotación. El trabajador resultó electrocutado y aunque tanto sus compañeros como el ingeniero que le acompañaba cuando intentaba restablecer el suministro de energía en el cepillo lo evacuaron inmediatamente, fue imposible reanimarlo. De hecho, los efectivos del Servicio de Emergencias 112 que se desplazaron rápidamente hasta la bocamina intentaron infructuosamente durante 40 minutos que Álvarez Panizo recobrase sus constantes vitales. Cuando aterrizó el helicóptero medicalizado que se envió a la zona para el posible traslado del accidentado a un centro hospitalario, éste ya se encontraba muerto.

El presidente del grupo de empresa del pozo Casares, uno de los que forman parte de la empresa Alto Bierzo del grupo Viloria, Rubén González, explicó a este periódico que la víctima poseía una gran experiencia en su trabajo aunque no hacía mucho tiempo que había sido incorporado a la plantilla procedente de una subcontrata.

Antonio Álvarez Panizo residía en la localidad de Matachana, en el municipio de Castropodame, estaba casado, y deja un hija de corta edad. El accidente, según Subdelegación del Gobierno, se produjo a las 12.40 horas.

Según explicó la dirección de la empresa al comité en una reunión mantenida primera hora de la tarde, cuando el trabajador iba a intervenir en el cuadro del cepillo se tomó la precaución de seguridad de interrumpir el suministro. «Sin embargo parece que se quedó pegado al cuadro y que se electrocutó», comentó el presidente del grupo Casares. Con todo, el portavoz de los trabajadores explicó que ahora se esperarán los resultados definitivos del informe de Minas para valorar si deben adoptarse otras medidas. En el pozo Malabá se emplean unos 26 trabajadores que forman parte de un total de casi 150 de los que Viloria suma en los pozos Casares y Torre.

Los 150 trabajadores que el grupo Viloria suma en sus distintas explotaciones de interior de la empresa Alto Bierzo, en el municipio de Torre -"donde también explota a cielo abierto-" no entrarán hoy martes a los tajos. El presidente del comité de empresa del pozo Casares, Rubén González (CC.OO.), confirmó ayer la convocatoria de una jornada duelo por el fallecimiento de Antonio Álvarez Panizo, y expresó públicamente la condolencia de todos los compañeros a la familia y especialmente a la mujer y a la hija del fallecido. La muerte del electricista de Malabá es, efectivamente, la primera que se produce en la minería en la provincia de León en lo que va de año. Aunque el pasado 3 de mayo se produjo otro accidente en la explotación de asturiana de Cerredo, de Coto Minero del Cantábrico, que terminó costando la vida dos días después a otro trabajador minero, Manuel L.A., natural de Villablino, y de 40 años de edad.

En todo caso es improbable que el funeral y entierro de Álvarez Panizo sea hoy martes, a la espera de que se practique la autopsia al cuerpo. Lo más probable es que el funeral tenga lugar mañana por la tarde en Matachana, la población en la que residía y de la que era natural. Esta localidad, aunque pertenece a Castropodame, está prácticamente pegada a Bembibre, en cuyo tanatorio se instalará la capilla ardiente.

Fuente: Diario de León

Texto: R. Arias

Imagenes: L. de la Mata y Cesar Sanchez

Enviado: Chus Quiñones

 
Directorio de blogs en España f6g7rj3e8w