lunes, 22 de julio de 2013

Reapertura del Centro Geominero del Cerro del Toro. Motril. Granada


Los jóvenes de Motril de los años 80 y 90, ya maduros, recuerdan historias de aventuras por las incursiones en las minas del Cerro del Toro, donde las leyendas flotaban en el ambiente. Algunos decían que había un toro gigante en su interior, de ahí su nombre. Otros, buscaban minerales, aún arriesgando su físico, puesto que había que descender por cuerdas que los antiguos mineros habían dejado tras su explotación y lanzaban piedras a simas que tardaban varios segundos en chapotear.
 
Aquellos oscuros lugares donde tanto sudor se derramó para prosperidad de la zona, también fue testigo de los primeros escarceos amorosos de adolescentes intrépidos... Son muchos los recuerdos que afloran en los habitantes de la zona cuando han sabido que sus queridas minas van a volver a abrirse al público, aunque totalmente remodeladas.

 
El Centro Geominero del Cerro del Toro, tras concluir los trabajos de su remodelación y rehabilitación, ya vuelve a hacer las delicias de vecinos, sobre todo de Motril, por la vinculación afectiva que tienen con estas estancias a lo largo de la historia, pero también de visitantes, que encuentran en él un nuevo recurso turístico con el que completar el disfrute del sol y de la playa. Unos y otros, descubren en su interior, la importancia de esta región minera que en la época musulmana se denominó la Kura de Ilbira.
 
Este proyecto se inauguró en noviembre de 2009, después de siete años desde que se redactara y de que el actual equipo de Gobierno tuviese que subsanar "importantes deficiencias", según el Ejecutivo local, como por ejemplo que había equipos electrónicos en zonas con un 80% de humedad sin proteger y faltaba un espacio para la recepción de visitantes, los cuales tenían que hacer la cola habitual en el exterior. Otras de las actuaciones acometidas han sido estabilizar el acceso a las instalaciones, ya que la entrada, al resultar pequeña, se modificó y ocasionó que quedaran sueltas algunas rocas, que se han consolidado y también se ha reafirmado el embovedado inicial con el desmonte en el interior de la bóveda principal.
 

Después de su apertura, que suscitó gran expectación entre los motrileños, que acudieron de manera masiva a disfrutar de este nuevo espacio cultural (se registraron 500 visitas sólo en el primer fin de semana y 6.000 en apenas mes y medio), se tuvo que cerrar para acometer las obras que subsanaran las mencionadas deficiencias. La decisión se justificó en que "el museo no ofrecía las condiciones de seguridad necesarias para los visitantes, por lo que no quedó otra salida que cerrarlo al público". Eso ocurrió durante el mes de julio de 2011.
En la construcción de este centro se invirtieron un total de 967.890 euros, de los cuales el 60% procedían de los fondos Feder europeos y el 40% correspondía a inversión municipal. Según dijo la alcaldesa de Motril, Luisa García Chamorro, en la reinauguración, "con una inversión total de 47.000 euros y una ejecución de la obra que ha correspondido en un 70% a medios municipales, tanto humanos como materiales, este espacio garantiza la accesibilidad y seguridad de todos los visitantes, a quienes permitirá conocer uno de los conjuntos geológicos de la región minera que envuelve Motril y que ha sido concebido para que el aprendizaje y el ocio convivan de manera natural".
 

De igual modo, la alcaldesa seguró que la reapertura de este museo aporta un aliciente más para situar el municipio motrileño como referente cultural y de ocio en la provincia. "Atendiendo al interés por complementar la oferta de sol y playa, establecemos así un triángulo formado por el Parque Periurbano, el Museo Geominero y la Charca de Suárez para atraer a un turismo más medioambiental".
 
Tras su reinauguración, el Centro Geominero permanecerá abierto de forma gratuita todos los sábados y domingos de los meses de julio y agosto, con un horario de 10:00 a 14:00 horas. El objetivo es durante este periodo promocionar el hecho de que Motril cuente de nuevo con este gran atractivo, en un lugar desde el que se accede por la parte norte de la ciudad, y que cuenta con increíbles vistas de la población y del mar, además de estar muy cerca de un merendero, por lo que constituye una interesante y poco costosa opción para pasar el día durante el fin de semana.
 
Asimismo, el Parque Periurbano que lo circunda, con más de 225 hectáreas, es uno de los espacios verdes más grandes de la Costa Tropical, y alberga más de 80.000 plantas de 42 especies distintas, más de 4 kilómetros de viales, senderos y casi una hectárea de aparcamientos.
 
Además, el Parque está dotado de otros atractivos como miradores, áreas de descanso y comida donde hacer una parada, zonas infantiles, iluminación, agua potable y el resto de infraestructura necesaria para disfrutar de la vista a este inigualable entorno, donde también se encuentran los restos de labores mineras de los siglos XIX y XX.

Fuente. Granada hoy
Texto : Rosa Fernandez
Imagenes: Granada natural, el cultural de motril, Sapame.
Enviado: Manuel Lanza. Granada
Composición: Picapiedra


 
Directorio de blogs en España f6g7rj3e8w