jueves, 11 de julio de 2013

La nueva Ley de Minas, un abuso sin precedentes. Islas Baleares.


El lobby de canteros ha trabajado duro y, salvo cambios de última hora, conseguirá unos privilegios extraordinarios con la nueva Ley de Minas que prepara el Govern de Baleares. El anteproyecto que será presentado en breve establece en su artículo 45 que los derechos de los terrenos pertenecen, prácticamente de por vida, al titular de la explotación y no al propietario de los terrenos. Dicho en otras palabras, que el propietario de la explotación minera pierde sus derechos sobre el terreno a favor del explotador de la cantera. Es un artículo sorprendente porque entra directamente en contradicción con lo que establece de la ley nacional de minas cuando en su artículo 16 declara que el aprovechamiento minero de un terreno es un derecho del propietario del mismo, nunca del titular de la explotación.

Como consecuencia de lo anterior, la obligación de restaurar una cantera se asignaría al explotador desterrando así los derechos del propietario. Restaurar una cantera no es ningún castigo ni ningún problema para el cantero. No le significa un coste sino todo lo contrario dado que durante los años que duran los trabajos, que pueden ser indefinidos, la cantera siempre se sigue explotando de forma más o menos soterrada con la excusa de ir adaptando el terreno para la reposición de materiales. Hay que eliminar los taludes verticales, hay que allanar el terreno y suprimir dificultades orográficas, todo lo cual implica seguir sacando material. El negocio, sin embargo, no sólo está aquí, sino también en los escombros que llegarán a la cantera reportando importantes beneficios para el titular de la explotación.

El mismo artículo 45 del proyecto de Ley de Minas va todavía más lejos y en otro apartado establece que en caso de rescisión del contrato o de cualquier controversia entre propietario y titular de la explotación, este último siempre tendrá derecho a seguir entrando en la cantera para trabajos de restauración tanto si tiene o no permiso del dueño. Es aquí donde el 'lobby' de canteros consigue su segundo gran éxito: poder seguir trabajando en la mina aunque el propietario del terreno no lo quiera. Por si esto fuera poco, el proyecto de ley establece que aquel propietario que ponga obstáculos al cantero no sólo deberá ser sancionado sino que además deberán iniciarse acciones judiciales contra él.


Fuente: El Mundo.es
Texto: Miguel A. Font
Imagenes: David Gallinar, Maestroviejo.
Enviado: María Sanfeliú. Mallorca
Composición: Picapiedra
 
Directorio de blogs en España f6g7rj3e8w