miércoles, 31 de julio de 2013

Las obras del edificio del Museo del Minero de Ogassa (Ripollès) ya están terminadas. Girona.


 Las obras de rehabilitación de la antigua fábrica de piezas de carbón ya se han acabado, lo que significa que el futuro Museo del Minero ya tiene su sede disponible. Queda pendiente la museización, que supone una inversión de 230.000 euros que no se sabe quién aportará.
Por el momento se realizan visitas guiadas al interior del edificio donde se explica cómo trabajaban los mineros y el proceso que se seguía a la hora de hacer los 'pans' de carbón. También se visita la estación de cable aéreo de Ca l'Ermengol, la fuente Gran, donde se creó la primera turbina que daba luz a las casas mineras y la industria, o el barrio del Prat del Pinter, donde está la iglesia parroquial de Santa Bárbara, construida por los mineros en honor a su patrona.
El futuro del Museo del Minero de Ogassa, uno de los grandes activos turísticos que podría tener el pueblo, es hoy por hoy muy incierto. El edificio del museo, que data de principios del siglo XX, se ha rehabilitado con los tejados y los cierres nuevos, se han saneado las paredes y también se ha recuperado algunos elementos y muebles que había en la antigua fábrica de panes de carbón. Entre otros se han mantenido las antiguas calderas, que se podrán observar a través de una pasarela, y las prensas del carbón.

La rehabilitación la ha llevado a cabo la empresa de obra pública VORACYS y este es su desglose:
 Promotor: Ayuntamiento de Ogassa
Importe: 346.550,90 €
Arquitecto director de las obras: Lluís Jordà i Sala.
Rehabilitación interior del edificio existente de la fábrica de los panes de carbón, para la creación del Museo del Minero y el acondicionamiento de la plaza Mina Dulce dentro del núcleo de la población de Ogassa.
El edificio, que ocupa unos 900 m2, es una de las construcciones que están englobadas dentro del patrimonio minero de la población y está formado por varios cuerpos unidos por un gran patio interior, idóneo para ubicar un museo dedicado a la minería. Con la rehabilitación se recupera un edificio importante de paredes de piedra que se estaba deteriorando, para darle un uso cultural, que permita recuperar la memoria de una época, a través de un montaje museográfico. Este hecho permite atraer gente a la población, y por tanto potenciar el turismo de la comarca.


HISTORIA
La historia de Ogassa se pierde en la Edad Media. Eran tierras y casas que pertenecían a la Iglesia - al Abad Oliva, la Abadesa Emma - y a grandes señores - los Oriol, Wilfredo el Velloso... También tenemos el mito del Conde Arnau, que expía sus penas por sus montañas.
Así era Ogassa hasta que un payés o un herrero - hay dos versiones de la misma historia- encontraron unas piedras negras que tenían poder calorífico y que se comenzaban a conocer por todos los lugares como fuente de energía: el carbón. Las grandes compañías mineras comienzan la explotación de las minas en el año 1838, y se alarga hasta que en 1967 se cerró la última mina, la Dolça (Dulce), y con ella el ferrocarril que llegó a la comarca en 1880. Un tren que dio mucho empuje a la industria catalana.
El carbón de esta cuenca minera existe gracias a procesos biológicos, químicos, físicos y orogénicos, que hicieron posible la formación de un mar interior en Cataluña hace millones de años. La descomposición de la vegetación tropical existente, la presión producida por el asentamiento de los materiales y, el paso del tiempo, crearon el carbón hasta incluso algo de petróleo. Los yacimientos de Ogassa son de carbón del tipo hulla, de gran poder calorífico y mucha calidad. Se encuentra en medio de grandes fallas y encabalgamientos, cosa que hace muy difícil y peligrosa su extracción.


El uso principal del carbón de la cuenca minera de Ogassa era para la industria manufacturera catalana, en plena expansión al comienzo del siglo XX con la revolución industrial como marco del crecimiento del país. La forma de extraer el carbón fue con pico y pala, en galerías con pilas, gorros y enfustadas, para intentar extraer las piedras de las entrañas de la montaña. Recordamos los oficios perdidos de las minas: picadores, albañiles, canaleros, paletas, vagoneros, frenadores (oficio difícil y arriesgado) y los limpiadores de carbón. Herramientas como puntales, mallos, pistoletes, luces de carburo... herramientas manuales que noy día hemos perdido casi de la memoria.
El principal problema de las minas era el transporte de carbón. Para solucionar los grandes desniveles de las montañas, los ingenieros crearon los planos inclinados, que consistían en dos vías paralelas, por dónde bajaban las vagonetas llenas y subían las vagonetas vacías por el peso de las llenas. Había diferentes planos que se intuyen cerca de la plaza Dolça. De ferrocarril que tenía que llegar al puerto de Barcelona para poder comercializar el carbón, se comenzó a hablar en el año 1838, y en 1880 se hizo realidad el último tramo hasta Granollers. Diferentes industrias surgieron de las minas, una acería, un horno de vidrio, fábricas de cal, de cemento refractario, de panes de carbón…

Fuentes: La Vanguardia, Voracys e Iguadix.es
Textos: La Vanguardia e Isaac Guadix.
Imágenes: Isaac Guadix
Enviado: Raúl Acosta. Barcelona
Composición: Picapiedra




 
Directorio de blogs en España f6g7rj3e8w